LA PRINCESA DE LAS OSTRAS

Primero fue el actor, el rostro filmado por otros, antes que el director, el que captura los rostros de los demás. Lubitsch protagonizó, en papeles más importantes o episódicos, una decena de películas antes de debutar como realizador, y después, hasta 1920, intervino regularmente en sus propios films.

Sus primeros trabajos interpretativos seguirán una pauta de comicidad popular, intencionadamente desenfrenada, gruesa y tosca que le hará ser comparado con Charles Chaplin. Comparación, por otro lado, poco afortunada, puesto que el actor-director de Charlot, emigrante (1917) tiene un sentido del timing que el desenfrenado Lubitsch no conoce. Su mímica es mucho más rica y menos grosera en sus efectos, un sentido casi coreográfico de los movimientos y una mayor sutileza en la composición del personaje.

Si Lubitsch fue comparado, desafortunadamente, con Chaplin, también en aquel momento había quien era objeto de equiparaciones con Mary Pickford. Ossi Oswalda, esta “Mary Pickford alemana”, sería la intérprete de once films con Lubitsch. En los films con Ossi Oswalda, irá insistiendo en el carácter satírico y agresivo de sus films, haciendo que el slapstick alemán que cultivaba se entrecruce con ideas extraídas de la caricatura gráfica.

El estallido de la guerra coincide con la mayor implicación de Lubitsch en el cine. La necesidad compensatoria de la catástrofe bélica supone para la Alemania de la época un aumento en la popularidad de los espectáculos, en general, y del cine, en particular. Al pasar a la escritura de guiones y la dirección, Lubitsch forma su propio grupo de actores más o menos fijo (Emil Jannings, Ossi Oswalda, Pola Negri, Henny Porten y Harry Liedtke), así como de colaboradores asiduos (el guionista Hanns Kräly, que se llevaría con él a Hollywood, el director de fotografía Theodor Sparkhul, el director artístico Kurt Richter, el productor Paul Davidson).

Fue dejando gradualmente la interpretación, sin olvidar ese bagaje en su concepción general de la dirección de actores, sobre todo en el periodo mudo. Buena parte de la producción alemana de Lubitsch se divide entre las comedias y las farsas grotescas de tres o cuatro actos, con espacio para los melodramas, los dramas históricos y alguna fantasía oriental.

la princesa de las ostrasFarsa grotesca en cuatro actos de Hanns Kräly y Ernst Lubitsch”. El enunciado no puede ser más clarificador: LA PRINCESA DE LAS OSTRAS es una farsa absoluta que hace de lo grotesco su razón de ser, tanto por lo que atañe a los personajes como a las situaciones delirantes a los que son sometidos por el director. Mucho más cercano al humor gráfico que a ninguna otra referencia, el film juega con clave desmadrada, una distorsión satírica tanto sobre los personajes como sobre el ambiente en el que se mueven. La distorsión llega a sus extremos en la presentación figurativa del padre millonario, fumando unos descomunales puros absolutamente imposibles de sostener, acompañado a todas partes por un grupo de criados negros que le rodean y saltan siguiendo sus órdenes, sufriendo los ataques de furia de su hija.

Es por ello, que este excelente film se plantea como una sátira sobre las relaciones entre los “nuevos ricos” americanos y la aristocracia prusiana. Al igual que en numerosos films americanos, es una historia de matrimonios de conveniencia, de alianzas de intereses garantizadas por contratos matrimoniales, en la que un multimillonario “rey de las ostras” norteamericano decide dar a su hija el capricho de un parentesco que la permita acceder a un título nobiliario.

Lubitsch la consideraba una de sus obras más importantes. La primera en la que, a ráfagas, abandonó la comedia por la sátira, y la primera, también, en la que asomó un estilo personal. Para casi todos los historiadores del cineasta, es el primer film en el que puede afirmarse que aparece el tan socorrido toque Lubitsch.

Ficha técnica:

  • Fecha de estreno: 26 de Junio, 1919.
  • Duración: 60 min.  
  • País: Alemania. 
  • Género: Cine Mudo.
  • Título Original: Die Austernprinzessin.
  • Director: Ernst Lubitsch.
  • Guión: Hanns Kräly y Ernst Lubitsch.
  • Fotografía: Theodor Sparkuhl (B/N).
  • Montaje: Ernst Lubitsch.
  • Música: Ernst Lubitsch.
  • Producción: Union Film – UFA.
  • Intérpretes: Victor Janson (Quaker, rey de las ostras), Ossi Oswalda (Ossi, su hija), Harry Liedtke (príncipe Nuki), Julius Falkenstein (Josef), Max Kronert (Seligson).

Fuentes:

Si esta reseña te pareció interesante, ayúdanos a difundirlo compartiendo o deja un comentario haciendo click en “+”.

Gracias por leer.

Por Adrián de la Fuente Lucena y Lidia Fernández Hidalgo


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s