EL SIRVIENTE

Cartel de la película.

Año de estreno: 1963. Duración: 116 min. 
País: Gran Bretaña. Género: Drama/Intriga.

Título Orig.- The servant. Director.- Joseph Losey. Argumento.- La novela homónima de Robin Maugham. Guión.- Harold Pinter. Fotografía.- Douglas Slocombe (B/N). Montaje.- Reginald Mills. Música.- John Dankworth. Productor.- Joseph Losey y Norman Priggen. Producción.- Elstree Distributors Limited – Springbook Productions. Intérpretes.- Dirk Bogarde (Hugo Barrett), James Fox (Tony), Wendy Craig (Susan), Sarah Miles (Vera), Catherine Lacey (lady Mountset), Richard Vernon (lord Mountset), Ann Firbank (la dama del restaurante), Patrick Magee (el obispo), Harold Pinter (el hombre del restaurante), John Dankworth (lider grupo de jazz).

Temática:  Parábola en torno a las relaciones entre amo y sirviente. Entendida ya en su momento como una plasmación fílmica de las reflexiones hegelianas (pre-marxistas, por tanto) sobre la dialéctica amo-criado, EL SIRVIENTE reconstruye el proceso de despojamiento del poder del amo (el elegante y melifluo aristócrata Tony) por parte de un sirviente exquisitamente “profesional” que, devenido imprescindible por la incapacidad del amo, no sólo se hará con el poder de la casa, sino que le encaminará hacia su destrucción moral mediante un plan casi diabólicamente trazado y desarrollado. Esa inversión de las relaciones de poder adquiere obvias resonancias sexuales -desde la inclusión de Vera como supuesta hermana de Hugo (siendo su amante) e instrumento de sometimiento de Tony hasta la descarada solución homosexual de las relaciones entre Hugo y Tony, desplazando a la novia Susan (Wendy Craig)- y por tanto desborda la relación profesional para alcanzar una dimensión casi existencial.

Valoración: En España concretamente, EL SIRVIENTE fue un auténtico fenómeno, un film mítico entre los que abrieron en el otoño de 1967 1a categoría de “arte y ensayo”, que significó la irrupción del cine en versión original subtitulada (y en principio sin cortes de censura) en nuestras pantallas. Hasta tal punto fue así, que el film de Losey se convirtió en uno de los grandes éxitos de la especialidad, con más de cien días en cartel cuando su estreno en el cine Savoy de Barcelona y con una reiteradísima presencia en todos los cine clubs de la geografía española. Y sin embargo, ¿quién la recuerda hoy? Un olvido injusto, sin duda, puesto que EL SIRVIENTE sigue manteniendo muchos de los valores que fundamentaron su éxito entonces. Por una parte este fílm iniciaba una feliz colaboración entre Joseph Losey y el autor teatral Harold Pinter, uno de los escritores inscritos en el movimiento de los angry young men, que luego se prolongaría a Accidente y El mensajero. De hecho, los importantes orígenes escénicos de Losey -con su conocimiento directo de Piscator o Bretch- podían facilitar la compenetración entre guionista y director, algo que no disimula la componente teatral del film; pero sería erróneo suponer que pese a la claustrofobia del relato -casi todo él ubicado en el interior de la aristocrática y londinense mansión georgiana de Tony– y la limitada nómina de personajes principales, nos encontramos ante un film “de cámara”. O en todo caso, si así fuese se vería trascendido por la barroca y virtuosa puesta en escena de Losey, ejemplo perfecto de que un film es mucho más que una idea argumental o unos diálogos pertinentes. Es en esa puesta en escena, en la compleja composición de los encuadres (con una presencia eminente de los espejos, metafórica referencia a la idea del desdoblamiento o la inversión de las figuras centrales del relato); en los incluso alambicados movimientos de cámara desarrollados por Douglas Slocombe, desde la grúa inicial hasta los travellings circulares que también metafóricamente encierran a los personajes; en la explotación eficaz de las relaciones entre los actores y los atinados decorados de Richard McDonald; o en la excelente dirección de actores, donde junto a la definitiva consagración del inmenso Dirk Bogarde (Hugo Barrett) se cuenta con la sorprendente eficacia del casi desconocido James Fox (Tony) -hijo de uno de los productores del film- y la excelencia de Sarah Miles (Vera), pieza fundamental en la estrategia de Hugo respecto a Tony.

Fuente de Información: Fichero del AULA DE CINE/CINE CLUB UNIVERSITARIO. Universidad de Granada. Con fines divulgativos.

Trailer de “The Servant (1963)“.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s