PASIÓN DE LOS FUERTES

   “Yo conocí bien a Wyatt Earp. Fue él quien me contó la historia del O.K. Corral. En los primeros días del cine mudo venía un par de veces al año a visitar amigos, vaqueros que había conocido en Tombstone, de los cuales había muchos en mi compañía. Yo era entonces ayudante de dirección de mi hermano y rodábamos westerns. Los figurantes eran auténticos cowboys, y eran verdaderos amigos de Wyatt Earp. Venía con frecuencia a verles, y pude hablar con él. Le daba una silla y una taza de café y él me contaba el combate del O. K. Corral. Temblaba al acercarme a él, tanto me intimidaba. Era un hombre bastante corpulento, muy avaro en palabras, de una calma sorprendente. No era buen tirador, pero como era muy valiente se acercaba mucho a su adversario antes de hacer fuego. Como en mi película, por lo demás. Nadie desenfundaba muy rápido en el Oeste. Ese es un truco para los cowboys de la televisión. Se sacaba la pistola y se avanzaba hacia el enemigo. Se le dejaba disparar primero, y luego se intentaba colocar la bala mejor que él. Fijense en LA DILIGENCIA o en PASIÓN DE LOS FUERTES. Ahí hicimos exactamente lo que había ocurrido. No se limitaron a recorrer la calle y liarse a tiros; se trató de una hábil maniobra militar. En cuanto a Doc Holliday, sólo deseaba matarse. Buscaba pelea para que lo mataran.” Texto: Peter Bogdanovich, John Ford, Fundamentos, 1983. Bertrand Tavernier, “John Ford en París”, en John Ford, Filmoteca Española, 1988.

   Frente a las sociedades moralmente rígidas, ya proviniesen del puritanismo o de las exigencias productivas, el director de origen irlandés aboga por una visión vitalista que confiera a las expresiones de alegría y gozo un rango prioritario. La idea que articula su visión es la siguiente: sin la posibilidad de que cada uno baile a su manera la música común, no hay comunidad posible. Texto: Esteban Hernández, “Otros westerns: Shakespeare, los Reyes Magos y la tierra prometida”, en dossier especial “John Ford, 2ª parte”, rev. Dirigido, junio 2008.

Escena de "Pasión de los fuertes"   Se ha señalado que, a grandes rasgos, PASIÓN DE LOS FUERTES es una combinación de matices de carácter romántico, sentimental, cómico, y dramático en una la lucha entre la civilización y el primitivismo con claroscuros en tanto que Ford se implica sentimentalmente tanto en el avance del futuro como en el devenir de quienes se ven superados por el cambio de los tiempo, mostrando así, como en ¡QUÉ VERDE ERA MI VALLE!,  que las sociedades suelen evolucionar y cambiar con más frecuencia de lo que desearían los integrantes de las mismas.

   En medio de todo esto, destaca lo que Carlos García Brusco llama “los tres Ford o las tres líneas que primaban en la concepción del espectáculo que tenía Ford:

  • La del drama de qualité frecuentemente de base teatral, y estéticamente de raíz expresionista, que tienen a LA DILIGENCIA como uno de sus mejores exponentes.
  • Las de un desarrollo coral o en el que el humor, los movimientos de los actores, la desinhibición de los intérpretes da logros como El hombre tranquilo.
  • La que valora la distensión por encima de otros recursos espectaculares, como en los mejores momentos de Dos cabalgan juntos o Siete mujeres.

   También Esteban Hernández describe PASIÓN DE LOS FUERTES como una lucha entre la Escenas de Pasión de los fuertescivilización y la barbarie, estando la primera representada en Clementine, una mujer bella, distinguida y culta que llega de la gran ciudad, y la segunda en los villanos atávicos que forman la familia Clanton. Es una disputa entre la maestra que enseñará a las generaciones futuras, asegurando el progreso, y ese clan perverso formado por seres de bajos instintos, avariciosos, cobardes y traidores. Siendo, por tanto, Clementine el futuro ya que, desde el punto de vista de Ford y tal y como lo expresa Esteban Hernández, el progreso no se mide desde la productividad o el número de adelantos técnicos, sino en términos de civilización, de renuncia a la ley del más fuerte, de sometimiento a normas justas que garanticen comunidades sólidas.

   La peculiaridad de este combate, presente en la mayoría los grandes trabajos de Ford, es que en PASIÓN DE LOS FUERTES se muestra desde la perspectiva de los mediadores: Ford retrata brevemente a Clementine y a los Clanton para centrarse en la forma de ser, en las virtudes y contradicciones de quienes harán posible (o impedirán) un nuevo mundo a través de los personajes de Wyatt y Doc que Ford entiende como figuras de referencia de las virtudes que deberían estar presentes en el sistema social, vinculando así los fundamentos sociales con las cualidades que debe poseer un líder que, por tanto, no sólo ha de dirigir adecuadamente a la comunidad sino también encarnar las características del sistema. Según Esteban Hernández, la manera que tiene Ford de entender a estos dirigentes es la siguiente: Quienes dirigen el colectivo deben ser firmes y fuertes, pero tolerantes y comprensivos; han de contar con innegables rasgos morales, pero han de ser compasivos con las debilidades ajenas; inteligentes e intuitivos, saben cuándo deben mirar hacia otro lado para que sus hombres se saltaran las reglas ineficaces o irracionales.

   Y, paradojicamente en Ford, son las personas que han conocido el mal, que han mirado al abismo, los que han sido capaces de dominar sus instintos para plantarle cara y vencerlo, son esos individuos fuertes, independientes y justos, quienes han de dirigir a la comunidad, poniendo ese poder al servicio de la misma para lograr una vida común estable, solidaria y regida por la ley.

   Eso es precisamente lo que representan los personajes Wyatt y Doc que, según la interpretación de Esteban Hernández, son dos caras de la misma moneda: El Wyatt fordiano no sólo se queda en Tombstone porque quiera encontrar al asesino de su hermano, sino que afirma inequívocamente como tarea el sentar las bases para que chicos como el fallecido puedan crecer sin problemas en la ciudad del futuro. Wyatt no busca venganza sino traer la civilización. Doc, por el contrario, se enfrentará a los Clanton pero no como acto de justicia o de redención, sino como expresión de su odio por quienes le han robado la última posibilidad de volver a ser quien una vez fue.

Ficha Técnica:

  • Año.- 1946. Pasión de los fuertes
  • Duración.- 97 minutos.
  • País.- EE.UU.
  • Género.- Western.
  • Título Orig.- My darling Clementine.
  • Director.- John Ford. 
  • Argumento.- El libro “Wyatt Earp, Frontier Marshall” de Stuart N. Lake.
  • Guión.- Samuel G. Engel, Winston Miller y Sam Hellman.
  • Fotografía.- Joseph P. McDonald (B/N).
  • Montaje.- Dorothy Spencer (y Darryl F. Zanuck).
  • Música.- Cyril J. Mockridge.
  • Productor.- Samuel G. Engel.
  • Producción.- 20th Century-Fox.
  • Intérpretes.-  Henry Fonda (Wyatt Earp), Linda Darnell (Chihuahua), Victor Mature (“Doc” John Holliday), Walter Brenan (el viejo Clanton), Tim Holt (Virgil Earp), Ward Bond (Morgan Earp), Cathy Downs (Clementine Carter), Alan Mowbray (Granville Thorndyke), John Ireland (Billy Clanton), Grant Withers (Ike Clanton), Roy Roberts (alcalde), Jane Darwell (Kate Nelson), Russell Simpson (John Simpson), Francis Ford (el viejo soldado), J.Farrell McDonald (Mac, el camarero), Don Garner (James Earp), Ben Hall (barbero).
  • Sinopsis: A Wyatt Earp (Henry Fonda), antiguo sheriff de Dodge City, le ofrecen el puesto de comisario de la ciudad de Tombstone, pero lo rechaza porque le interesa más el negocio ganadero al que se dedica con sus hermanos. Sin embargo, cuando uno de ellos muere asesinado, acepta el puesto vacante y nombra ayudantes a sus hermanos. Contará también con la amistad y la colaboración de un jugador y pistolero llamado Doc Holliday (Victor Mature). (FILMAFFINITY)

Fuentes:

   Os animamos a que compartáis este post acerca de este film, con el que el Cine Club Universitario de la Universidad de Granada continúa hoy su ciclo MAESTROS DEL CINE CLÁSICO (VII): JOHN FORD (2ª parte) (en el 120 aniversario de su nacimiento), para que el mayor número posible de personas puedan disfrutar del mismo, en Aula Magna de la Facultad de Ciencias, a las 21 horas.

   Asimismo podéis hacer comentarios o sugerencias  con un clic en “+”.

   Muchas gracias.

   Adrián De La Fuente Lucena.

Anuncios

2 pensamientos en “PASIÓN DE LOS FUERTES

  1. Pingback: Entrevista con CLINT EASTWOOD, sobre SIN PERDÓN | CULTURA CONTEMPORÁNEA

  2. Pingback: EL FUGITIVO | CULTURA CONTEMPORÁNEA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s