FORT APACHE

Henry Fonda en "Fort Apache"   “Nunca haría un western en un solar. Creo que puede decirse que la verdadera estrella de mis westerns siempre ha sido la tierra.”

   “Todos los westerns que he realizado están basados en hechos reales. FORT APACHE es una variación inspirada en la última batalla de Custer. Hemos cambiado las tribus y la topografía. Es un papel que le gusto mucho a Fonda. En el ejército había conocido a muchos coroneles, y él mismo fue nombrado coronel al fin de la guerra. No ha tenido más que pasar tres semanas en el Oeste para captar el clima de la región. EL HOMBRE QUE MATÓ A LIBERTY VALANCE era también un hecho histórico. Era una historia muy hermosa. Luché por rodarla.” Texto: Bertrand Tavernier, “John Ford en París”, en John Ford, Filmoteca Española, 1988.

   En sus películas suele haber un baile.

   “Siempre son bailes populares y son parte del argumento. Me gustan los bailes populares, son muy divertidos y los vaqueros los hacen muy bien. Allá en Arizona los mormones hacen la ‘square dance’ maravillosamente, de manera que no teníamos más que montar una, se metían en ella y lo hacían estupendamente. En cambio, la ‘Gran marcha’ de FORT APACHE es típica de la época, un ritual, aparte de su tradición. Traté de hacer que fuese como en la realidad.”

    ¿Cree usted que en FORT APACHE tenían razón los soldados al obedecer a Fonda, aunque era evidente que estaba equivocado y que murieron por culpa de su error?

   “Sí, porque era el Coronel, y lo que él dice tiene que hacerse, tanto si tiene razón como si no; sigue siendo lo que vale. Hoy día es probable que en Vietnam haya muchos tíos que no están de acuerdo con su jefe, pero siguen haciendo lo que les manda.”

    El final de FORT APACHE se adelanta a lo que dice el director del periódico en Liberty Valance: “Cuando la leyenda se opone a la realidad, se publica la leyenda.”

   “Sí, porque creo que es bueno para el país. Hemos tenido a mucha gente que se decía eran grandes héroes, y se sabe perfectamente que no lo fueron. Pero al país le conviene tener héroes que admirar. Como Custer, un gran héroe. Pues no lo fue. No es que fuera un estúpido, pero aquel día actuó estúpidamente. O Pat Garrett, que es un gran héroe del Oeste. No fue nada de eso; decían que había matado a Billy el Niño, pero de hecho lo hizo uno de su expedición. Por otra parte, supongo que la leyenda siempre ha tenido algún fundamento.”

   ¿Se tenía la intención de que cuando dicen en FORD APACHE: “Ya no veo nada, no veo más que las banderas”, fuese simbólico?

   “Más bien como una especie de previsión de la muerte de su marido. Fue divertido, porque cuando dijo eso, otra actriz dijo: Lo has leído mal, tenías que haber dicho: Sólo veo las banderas.” Texto: Peter Bogdanovich, John Ford, Fundamentos, 1983.

   “Ford me dio una lista de unos cincuenta libros para que los leyera: memorias, novelas, todo tipo de Imagen de ña película "Fort Apache" textos relacionados con aquella época. Luego me envió al antiguo territorio apache para que me diera una vuelta por allí… Me dijo que hiciera una cosa que nunca se me había ocurrido pero que siempre he hecho desde entonces: escribir biografías completas de todos los personajes de la película: dónde nacieron, dónde estudiaron, cuáles son sus tendencias políticas, sus hábitos alcohólicos (caso de que los tengan), sus manías. Empiezas por su infancia y anotas todos los acontecimientos destacables de su vida hasta llegar al momento en que lo hallamos en la película. Las ventajas de este método son enormes, porque, al delinear a un personaje de ese modo, las acciones que lleva a cabo y las palabras que pronuncia vienen luego por sí mismas: uno sabe cómo reaccionará ante cualquier situación que se presente… El relato corto de Bellah nos proporcionó a los personajes principales y el final de la historia. Sin embargo, tuvimos que deducir el 80% restante a partir de ese final y la clave para hacerla estuvo en el desarrollo de los personajes”. Frank Nugent

   FORT APACHE abunda en personajes relacionados entre sí y en referencias a hechos biográficos del pasado, a orígenes étnicos, creencias religiosas, ceremonias y costumbres. Innumerables acontecimientos -lecciones de equitación, bailes, ejercicios de instrucción, confraternizaciones alcohólicas, idilios, visitas, castigos, aprovisionamientos de muebles, serenatas, comidas- se “elaboran” con detallismo documental, al igual que una multitud de personajes perfectamente diferenciados: cinco sargentos, dos cabos, cuatro oficiales y cuatro mujeres (más Francis Ford y su famoso escupitajo). Hay una Gran Marcha en el baile de gala (como celebración del Día de San Patricio) y algunas secuencias de baile prodigiosas (al son, como resulta habitual, de Golden Slippers). Texto: Tag Gallagher, John Ford, el hombre y su cine, Akal, 2009.

   Lo que diferencia a FORT APACHE de otra películas que tratan el mito Custer es, precisamente, la crítica que hace al mismo, la crítica a toda la épica en torno a la figura de Custer en tanto que mito del oeste.

Escena de la película Fort Apache   Gerorges-Albert Astre  y Albert-Patrick Hoarau describen la forma en la que, en un principio, se entendía el mito CusterBajo un punto de vista tanto cinematográfico como literario, el trágico fin de George Armstrong Custer y de su destacamento no había sido, durante largo tiempo, sino un pretexto para una moral patriotera y militarista, obteniendo de ello el general-político una gloria póstuma que evocaba más al mártir que al jefe militar. En efecto, si el exterminio del Séptimo de Caballería por los Sioux de Sitting Bull había consagrado, en su tiempo, el fin del mito de un ejército americano siempre victorioso en sus refriegas contra los indios, inmediatamente había nacido otro mito: el del valiente militar, oficial o simple soldado, caído bajo los golpes de los “salvajes” para que la América blanca y civilizada pudiese existir. Esta derrota, considerada desde este ángulo, no era, después de todo, sino un accidente del recorrido sobre la vía que conducía hacia el progreso y la civilización; mejor incluso, se había convertido en una especie de victoria moral, pasando del estatuto de derrota al de prueba dolorosa, pero necesaria, al salir de la cual las fuerzas del Bien se encontrarían regeneradas y lograrían una victoria que, por haberse retardado un momento, no sería sino más total y meritoria. En otros términos, se podía también pensar que Dios prueba solamente a sus hijos más queridos.

   Eso se hubiera quedado así de no ser por la perspectiva que da el tiempo unida a la aparición de testimonios que, poco a poco, fueron minando el mito y ofreciendo una visión más realista de los hechos. Lo que condujo a toda una corriente literaria que asumió como tarea aclarar lo que ocurrió en esa fatídica jornada del 25 de junio de 1876. Estamos hablando de autores como Ernest Haycox o James Warner Bellah.

   FORT APACHE no está tan orientada a la crítica política llevada a cabo en la obra de Haycox y casa más con el enfoque de Bellah en tanto que su guión es, históricamente hablando, más ambiguo, silenciando el plano político de la época. En concreto, evitando el contradictorio debate de entonces sobre la actitud a adoptar frente a los indios. Aun así, en opinión de Gerorges-Albert Astre y Albert-Patrick Hoarau,  pueden observarse en FORT APACHE  la vigorosa crítica de un cierto militarismo y una clarísima rehabilitación del indio. Sin olvidarnos que Ford baja a Custer de su pedestal. Su guionista, Frank Nugent, lo retrató como un oficial sediento de gloria, muy en la linea del ambiente que reinaba en las guarniciones del Oeste, donde muchos suboficiales veían en las matanzas de indios una manera de ganar prestigio.

   Por lo que, aunque FORT APACHE carece del estilo crítico de Haycox, el estilo de Ford, al exponer los “por qué” y los “cómo” de esta derrota, hicieron de esta película una crítica radical tanto al mito Custer como al militarismo exacerbado unido a una rehabilitación del pueblo indio, al que Ford profesaba mucho respeto. De manera que, según Tag Gallagher, los hombres de FORT APACHE sirven a un sistema en el que el grupo, el deber y el orden son más importantes que el individuo, la moralidad y la propia vida. Son guerreros-sacerdotes, como sus mujeres. Sin embargo, serán destruidos por el sistema a causa de su sentido ciego del deber; guiados por un hombre obsesionado por la gloria ritual, cargarán voluntariamente contra los indios y serán los causantes de su propia aniquilación. Y los indios, en palabras de Gerorges-Albert Astre y Albert-Patrick Hoarau, no aparecían ya como irresponsables y sanguinarios salvajes, sino como hombres con el honor escarnecido a los que se intentaba además envilecer y rebajar. Su reacción adquiría, pues, el aspecto de una lucha por su dignidad, y la batalla de LittIe Big Horn perdía al mismo tiempo su apariencia de saga heroica para convertirse en lo que había sido realmente: un monumental error cometido por un jefe temerario, incompetente y megalómano.

   A través de sus mezquinas acciones, el arquetipo, el héroe de ese contexto, queda desmitificado y aplastado por ese mismo contexto, por ese mundo que, lejos de reconocer su heroísmo, lo destruye como la ilusión que era, sin que aparezca otro que ocupe su lugar y ofrezca consuelo al espectador.

Imagen de Indios Americanos en "Fort Apache"

Ficha Técnica:

  • Año.- 1948. Cartel de la película "Fort Apache"
  • Duración.-  127 minutos.
  • País.- EE.UU.
  • Género.- Western.
  • Título Orig.- Fort Apache.
  • Director.- John Ford. 
  • Argumento.- El relato “Massacre” de James Warner Bellah.
  • Guión.- Frank S. Nugent.
  • Fotografía.- Archie Stout & William Clothier (B/N).
  • Montaje.- Jack Murray.
  • Música.- Richard Hageman.
  • Productor.- John Ford y Merian C. Cooper.
  • Producción.- Argosy Pictures – RKO.
  • Intérpretes.-  Henry Fonda (coronel Owen Thursday), John Wayne (capitán Kirby York), Shirley Temple (Philadelphia Thursday), John Agar (teniente Michael O’Rourke), Ward Bond (sargento mayor O’Rourke), George O’Brien (capitán Sam Collingwood), Victor McLaglen (sargento Mulcahy), Pedro Armendáriz (sargento Beaufort), Jack Pennick (sargento Shattuck), Anna Lee (sra. Collingwood), Miguel Inclán (Cochise), Dick Foran (sargento Quincannon), Grant Withers (Silas Meachum), Francis Ford (Fink, el cantinero).
  • Sinopsis: Terminada la Guerra de Secesión (1861-1865), el general Owen Thursday es degradado. Más tarde lo envían a Fort Apache como teniente coronel para hacerse cargo del mando. El fuerte, situado en medio del desierto de Arizona, es un puesto militar fronterizo cuyos soldados están curtidos en la lucha contra los apaches mescaleros. (FILMAFFINITY)

Fuentes:

   Os animamos a que compartáis este post acerca de este film, con el que el Cine Club Universitario de la Universidad de Granada continúa hoy su ciclo MAESTROS DEL CINE CLÁSICO (VII): JOHN FORD (2ª parte) (en el 120 aniversario de su nacimiento), para que el mayor número posible de personas puedan disfrutar del mismo, en el Aula Magna de la Facultad de Ciencias, a las 21 horas.

Asimismo podéis hacer comentarios o sugerencias  con un clic en “+”.

Muchas gracias.

Adrián De La Fuente Lucena.

Anuncios

3 pensamientos en “FORT APACHE

  1. Pingback: LA LEGIÓN INVENCIBLE – La Madraza

  2. Pingback: MISIÓN DE AUDACES | CULTURA CONTEMPORÁNEA

  3. Pingback: LA LEGIÓN INVENCIBLE | CULTURA CONTEMPORÁNEA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s