CENTAUROS DEL DESIERTO

John Wayne en "Centauros del Desierto" de John Ford   “Es la tragedia de un solitario. Es la historia del hombre que volvió de la Guerra de Secesión, fue a México, se hizo bandido, y probablemente combatió con Juárez o Maximiliano, más probablemente con Maximiliano, por lo de la medalla. Sólo era un solitario, que en realidad nunca podía formar parte de la familia.

   ¿Era ése el significado que tenía la puerta que se le abría al principio y se le cierra al final?
Mmhmmm.

   ¿Se pretendía que la escena, hacia el principio, en que la cuñada de Wayne le da la chaqueta, expresara en silencio un antiguo amor entre ellos?
Bueno, a mí me parecía bastante evidente que la mujer de su hermano estaba enamorada de Wayne; no es que se dijera en esos términos, pero creo que está bastante claro para cualquier persona inteligente. Se podía ver por la forma en que recogía ella su capa , y creo que se notaba por la expresión de Ward Bond y la forma en que se iba, como si no se hubiera dado cuenta de nada.

En sus películas los indios siempre tienen una gran dignidad.
Probablemente se trata de un impulso inconsciente, pero son un pueblo muy digno, incluso cuando son derrotados. Claro que eso no resulta muy popular en los Estados Unidos. Al público le gusta ver cómo matan a los indios. No los consideran seres humanos que tienen una gran cultura propia, completamente distinta de la nuestra. Pero si se analizaran las cosas con cuidado, se vería que su religion es muy parecida a la nuestra.

 Texto: Peter Bogdanovich, John Ford, Fundamentos, 1983.

   “Rompí a llorar la primera vez que vi la película. Es el misterio y la fascinación del cine norteamericano. ¿Cómo puedo odiar a John Wayne por defender a un político como Goldwater y luego amarlo con ternura cuando inesperadamente coge a Natalie Wood en sus brazos al final del film?Jean-Luc Godard

   “¡Sus diálogos son como poesía! ¡Y los cambios de expresión son tan sutiles, tan fantásticos! La veo una o dos veces al año”. Martin Scorsese

   “He visto la película una docena de veces, dos de ellas mientras estaba rodando los exteriores de Encuentros en la tercera fase”. Steven Spielberg

   “¿Hasta dónde puede llegar su sensiblería?Winton Hoch, director de fotografía del film, sobre el plano final (que no le gustaba), no previsto en el guión inicial.

   “EN TUS VIAJES PUEDE QUE HAYAS DEJADO BELLEZA TRAS DE TI, BELLEZA A AMBOS LADOS DE TI Y BELLEZA ANTE TI”. Inscripción que los indios navajos dedicaron a su viejo amigo John Ford (“Natani Nez”), inspiradas en su ceremonial “Yeibichai” o “Cántico Nocturno”.

Escenas de Rodaje de "Centauros del desierto"   Aunque fue rodada en 1956, CENTAUROS DEL DESIERTO tendría que esperar hasta principios de los años setenta para convertirse en una película de culto en Hollywood por parte de directores americanos como Martin Scorsese, Steven Spielberg, George Lucas, Michael Cimino y John Milius en películas como “Taxi Driver”, “Encuentros en la Tercera Fase”, “La guerra de las galaxias”, “Hardcore: un mundo oculto”, “El cazador”, “Dillinger” y “El viento y el león”. En concreto, el guionista Alan Sharp adaptó un pasaje del diálogo de CENTAUROS DEL DESIERTO para el western de Robert AldrichLa venganza de Ulzana” y Scorsese incluyó una discusión sobre CENTAUROS DEL DESIERTO entre Harvey Keitel y Zina Bethune en su película “¿Quién llama a mi puerta?” y utilizó un fragmento en “Malas calles”. Estos ejemplos dejan claro la influencia de la estructura temática de CENTAUROS DEL DESIERTO en múltiples producciones cinematográficas donde se muestran personajes obsesionados con la búsqueda, el rescate o la salvación de otros, pero cuyo destino sólo puede ser la marginación y la soledad. En el caso de CENTAUROS DEL DESIERTO, en palabras de Antonio José Navarro, se rinde culto a la siniestra figura del “vigilante”, aquella persona que “aplica” la ley por su cuenta, y de manera brutal, cuando considera que las autoridades competentes son ineficaces. Lo necesitan para realizar el trabajo sucio, pero, como precisa el célebre final de la película […] no tiene sitio dentro de la América puritana y violenta que se ha servido de él, de su odio, cerrándole, literalmente, la puerta: se queda fuera de la casa en la que entran los principales personajes del drama […] marchando a pie hacia el horizonte. Es condenado a ser una especie de fantasmagórica alma en pena que encarna lo peor de esa sociedad falsamente idílica.

   CENTAUROS DEL DESIERTO supone un punto de inflexión con respecto a anteriores  western realizados por John Ford porque, según Antonio José Navarro, impugna el sustrato mitológico del género. Aquí ya no pone el enfásis en lo sagrado o en lo épico, como ya hiciera en LA DILIGENCIA o en LA LEGIÓN INVENCIBLE, y no recurre a la mítica cosmogónica propia de EL CABALLO DE HIERRO o CORAZONES INDOMABLES sino que CENTAUROS DEL DESIERTO se adentra en el lado más oscuro de la conciencia norteamericana a través de aspectos como la familia, la moral, las relaciones entre sexos o la violencia, poniendo en cuestión arquetipos. De ahí el carácter inestable de su protagonista, que Ford va traspasando tanto a su construcción formal como a su visión del sueño americano, lo que hace que personaje, narración y espectádores sean desplazados de su lugar en el mundo a no se sabe muy bien donde en un paralelismo a como la sociedad americana, originariamente entendida como una gran comunidad ideal y solidaria, iba acercándose, a su reverso, en el que, posteriormente,  profundizarían autores como Scorsese, Schrader o Cimino.

   A esa inversión del héroe llevada a cabo por Ford en CENTAUROS DEL DESIERTO es a la que alude Antonio José Navarro cuando afirma: A diferencia de los caballeros andantes del western de los años treinta y cuarenta, John Wayne -durante décadas, epítome de la noblesse innata del héroe del Oeste- interpreta a un monstruo. No solamente como ser aberrante psicológica y moralmente, sino como catalizador que hace aflorar a la superficie un universo alternativo -monstruo proviene del latín mostrum, mostrar…- que hace referencia al abismo abierto entre lo ideal y lo real. Dualidad que aparece representada en los dos famosos planos que inauguran y clausuran la película, el primero una puerta que se abre para dar la bienvenida al protagonista y el segundo una puerta que se cierra sobre el mismo. Ambas, conforme a Carlos Losilla, son invitaciones explícitas dirigidas a la audiencia, primero para que entre en la narración, luego para que salga de ella. De esa manera Ford le está diciendo al espectador que ha entrado en la ficción, en el mito, algo muy propio de sus westerns, y, por tanto, no en un reflejo de la realidad sino en su metáfora.

Ficha Técnica:

  • Año.-1956. Cartel de "Centauros del desierto"
  • Duración.-  120 minutos.
  • País.- EE.UU.
  • Género.- Western.
  • Título Orig.- The searchers.
  • Director.- John Ford.
  • Argumento.- La novela homónima de Alan LeMay.
  • Guión.- Frank S. Nugent.
  • Fotografía.- Winton C. Hoch y Alfred Gilks (Technicolor – VistaVision).
  • Montaje.- Jack Murray.
  • Música.- Max Steiner.
  • Canción.- Stan Jones.
  • Productor.- Merian C. Cooper y C.V. Whithey.
  • Producción.- C.V. Whithey Pictures – Warner Bross.
  • Intérpretes.- John Wayne (Ethan Edwards), Jeffrey Hunter (Martin Pawley), Vera Miles (Laurie Jorgensen), Ward Bond (capitán reverendo Clayton), Natalie Wood (Debbie Edwards), John Qualen (Lars Jorgensen), Olive Carey (sra. Jorgensen), Henry Brandon (Scar), Ken Curtis (Charlie McCorry), Harry Carey Jr. (Brad Jorgensen), Antonio Moreno (Emilio Gabriel Fernández y Figueroa), Hank Worden (Mose Harper), Dorothy Jordan (Martha Edwards), Pat Wayne (teniente Greenhill), Beulah Archuletta (Look), Pipa Scott (Lucy Edwards).
  • Sinopsis: Texas. En 1868, tres años después de la guerra de Secesión, Ethan Edwards, un hombre solitario, vuelve derrotado a su hogar. La persecución de los comanches que han raptado a una de sus sobrinas se convertirá en un modo de vida para él y para Martin, un muchacho mestizo adoptado por su familia. (FILMAFFINITY)

Fuentes:

   Os animamos a que compartáis este post acerca de este film, con el que el Cine Club Universitario de la Universidad de Granada finaliza hoy su ciclo MAESTROS DEL CINE CLÁSICO (VII): JOHN FORD (2ª parte) (en el 120 aniversario de su nacimiento), para que el mayor número posible de personas puedan disfrutar del mismo, en el Aula Magna de la Facultad de Ciencias,  a las 21 horas.

      Asimismo podéis hacer comentarios o sugerencias  con un clic en “+”.

      Muchas gracias.

      Adrián De La Fuente Lucena.

Anuncios

6 pensamientos en “CENTAUROS DEL DESIERTO

  1. Pingback: SIN PERDÓN | CULTURA CONTEMPORÁNEA

  2. Pingback: EL JINETE PÁLIDO | CULTURA CONTEMPORÁNEA

  3. Pingback: EL FUERA DE LA LEY | CULTURA CONTEMPORÁNEA

  4. Pingback: EL HOMBRE SIN NOMBRE: Clint Eastwood | CULTURA CONTEMPORÁNEA

  5. Pingback: DOS CABALGAN JUNTOS | CULTURA CONTEMPORÁNEA

  6. Pingback: MISIÓN DE AUDACES | CULTURA CONTEMPORÁNEA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s