CONCIERTO LÍRICO: García-Quintero y Pérez Blanco

   La ópera en el siglo XIX se erige como el motor musical de la música occidental, una música al servicio de la élite, que gozaba de un estatus privilegiado en la Europa deciminonónica. El estilo italiano iniciado por Rossini y sus coetáneos, Bellini y Donizetti, asienta la tradición italiana operística, y evoluciona hacia una mayor unidad dramática y orquestal en la segunda mitad de siglo, en pos de un flujo continuo voz-música. El aria de Vicenzio Bellini (1810-1835) “Il férvido Desiderio”, muestra un primer estilo, que con Verdi (1813-1901) adquirirá mayor reconocimiento.

Cartel del concierto de Sonia García- Quintero y Mª del Carmen Pérez Blanco   Verdi, “el maestro de las melodías”, transformó la escritura italiana. Tras un primer período de éxitos, como Nabucco, Rigoletto o la Traviata que muestran ya rasgos maduros, el aria “Oscar lo sa”, de Un ballo in maschera (Un baile de máscaras, 1855) con rasgos propios de la Ópera Comique, forma parte de sus seis últimas óperas. Por su parte, Giacomo Puccini (1858-1924) unirá el gusto melódico de Verdi con la corriente Wagneriana, y otorgará un trato musical donde la orquesta toma voz propia en la continuidad musical. En Morire? se alude al inexorable paso del tiempo, a la irremediable muerte. “Sole e amore” (Sol y amor, 1888) formará parte del tercer acto de su posterior obra, La Bohème (1896). Precisamente de La Bohème presenciaremos “Quando me’n vo”, un Vals lento, que bajo melodías sinuosas y pausadas transmite la más pura sensualidad. Años después, entre 1917-18, compone la ópera en un acto Gianni Schicchi donde “O mio babbino caro” es una de sus arias más conocidas y cantada usualmente con independencia de la obra.

   Al estilo italiano, seguirán obras que evocan el cante jondo primitivo de los amigos Ángel Barrios (1882-1964) y Manuel de Falla (1876-1946). Desde los primitivos sonidos del Sacromonte a la unión con el estilo zarzuelístico español del siglo XX. Son obras como Con puñales de cariño; “Petenera” de La Lola se va a los puertos (A. Barrios) o Tus ojillos Negros (M. De Falla). En este espacio, la obra de Roberto Pineda, Renacimiento, aparece como novedosa y punto de unión del género con el siglo XXI. “La Canción del espejo”, de La Zapaterita de Francisco Alonso (1887-1948) es ejemplo claro de la Zarzuela del siglo XX, de las melodías populares y del pasodoble. Hemos de complementar el terreno zarzuelístico del evento con Manuel Fernández Caballero (1835-1906), prolífico compositor de Zarzuela y, cuya “Romanza de Angelita”, de Chateau Margaux, muestra los rasgos propios del género chico.

   Fuentes:

   Si os ha parecido interesante este post os animo a compartirlo para que el mayor número de personas posibles puedan asistir y disfrutar de este concierto para piano y voz, organizado por la Cátedra Manuel de Falla, en colaboración con las Juventudes Musicales de Granada, en el que  la soprano Sonia García-Quintero junto a la pianista Mª del Carmen Pérez Blanco interpretarán esta tarde las obras mencionadas, en el Aula Magna de la Facultad de Medicina, a las 20:00 horas.

   Muchas Gracias.

   Adrián De La Fuente Lucena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s