XAVIER MONTSALVATGE

Imagen de "Xavier Montsalvatge"  “Crear una ópera significa para el compositor la prueba suprema que puede planteársele, puesto que el hecho musical debe responder estrechamente a una realidad literaria, sociológica, dramática e histórica […]. Hasta el momento no he llegado a estar seguro de haber logrado estos objetivos. Es el auditorio el que, en definitiva, puede aclararme el problema“. Xavier Montsalvatge

   “un hombre altamente cultivado, cuyos horizontes nunca se restringieron exclusivamente a la formación musical”.

Antonio Fernández-Cid

 

 Cartel del Concierto Extraordinario de la Herradura  Hoy, domingo 23 de noviembre, podremos disfrutar del concierto extraordinario de La Herradura, organizado por la Cátedra Manuel de Falla de la Universidad de Granada y la OUGR en colaboración con el Certamen Internacional de Guitarra “Andrés Segovia” de La Herradura y el Auditorio Manuel de Falla. En la primera parte del programa se interpretará Tres Postales Iluminadas de XAVIER MONTSALVATGE, razón por la que hemos querido dedicar este post a la figura de XAVIER MONTSALVATGE.

   XAVIER MONTSALVATGE (Girona, 1912 – Barcelona, 2002) fue un compositor catalán, natural de Girona y perteneciente a una familia acomodada que había simultaneado su amor por las artes y los negocios.  A los nueve años se trasladó a Barcelona, donde ingresó en la Escuela Municipal de Música, y sólo entonces profundizó en el estudio del violín con Francesc Costa y Eduard Toldrà. Pronto se inició también en la disciplina de la composición, de la mano de Enric Morera y Salvador Pahissa. Simultáneamente, realizó sus estudios en una academia de prestigio: la célebre Escola Montessori.

   El propio XAVIER MONTSALVATGE declarararía más adelante que sus profesores, aun siendo excelentes, no llegaron a plasmar su influencia en el estilo de un compositor mucho más atraído por las tendencias vanguardistas de la década de los veinte, dominada por Robert Gerhard, a través de cuya influencia se dejaría sentir en tierras catalanas el influjo tanto de Igor Stravinsky como de la música del llamado Grupo de los Seis, el cual preludiaba las vanguardias de los años treinta.

   Hay que tener en cuenta que en aquellos años la ciudad de Barcelona gozaba de una activísima vida musical. Arthur Honegger, Arnold Schönberg o el propio Stravinsky visitaron la Ciudad Condal en aquellos años, y Manuel de Falla estrenó allí su Concierto en 1926, merced a los desvelos de la Associació de Música de Càmera. El famoso ballet de Serge Diaghilev y el ciclo de conciertos que el violinista Marius Mateo organizó con motivo de la Exposición Universal de 1929. Todos ellos abrieron a XAVIER MONTSALVATGE la puerta a un mundo hasta entonces nuevo para él, que sólo conocía la tradición decimonónica catalana.

   Su éxito como compositor no tardaría en hacerse público. Sus Tres impromptus, de 1933, recibieron el premio Rabell y una ayuda económica de la Fundació Patxot. Sólo dos años más tarde, la espléndida Suite burlesca recibió otro galardón, en este caso el premio Pedrell de la Generalitat de Catalunya. Se trataba de una obra de marcado aire impresionista, muy influida por el melodismo melancólico de algunas corrientes nacionalistas, pero en cualquier caso de exquisita factura.

   Sin embargo XAVIER MONTSALVATGE no tardó en manifestar una profunda independencia de criterio que le alejó del que hubiera sido su lógico «siguiente paso»: frecuentar el Círculo Manuel de Falla. Y es que el «nacionalismo» de Montsalvatge no estuvo nunca ligado a ninguna postura folclorista, ni mucho menos a una reivindicación estilística de carácter diletante.

   La primera etapa del compositor quedó definitivamente delimitada con el final de la Guerra Civil. El erial cultural en que se había convertido España le llevó a la composición de un celebradísimo ciclo, las Canciones negras, profundización de uno de sus más apasionados amores: el estudio de la habanera. La inspiración raveliana no era fácilmente perceptible, pero el compositor la confirmó muchos años después del estreno. El éxito internacional de estas partituras, publicadas en 1941, sería incontestable.

   En 1943 la actividad pedagógica de XAVIER MONTSALVATGE se activó, como lo demuestra el hecho de que inició su magisterio en la Academia Marshall. En esta faceta alcanzaría sus más gratas horas como catedrático y profesor de composición en el Conservatorio Municipal de Música de Barcelona.

   A pesar de su profundo amor por Cataluña y por los rasgos distintivos de su tierra, Montsalvatge permaneció en España durante los años de la dictadura. Hombre de carácter alegre y vital, intentó poner al mal tiempo buena cara y por ello no abandonó su actividad creativa durante los años cincuenta. Antes al contrario, su tendencia en esa década fue un marcado giro hacia un neoclasicismo de cuño stravinskiano. El punto de partida de ese período puede considerarse la obra denominada Cuarteto indiano, de 1952.

   A partir de los años sesenta, el estilo de XAVIER MONTSALVATGE iría virando hacia un mayor abstraccionismo. No obstante, el compositor trató de no perder contacto con un público que nunca le dio la espalda. Quizá la obra más emblemática, o la que más fácilmente marca el cambio de orientación, sea Desintegració morfològica de la Xacona de Johann Sebastian Bach (1962), una pieza en la que el rigor metodológico abría insospechadas puertas a la expresividad de su autor, sin por ello abandonar un referente formal reconocible por el melómano de mediana formación.

   A medida que progresaba en el estilo del compositor la mencionada tendencia a la concisión y a la abstracción, fue también consolidándose otra faceta profesional del músico: la crítica. Sus recensiones para el diario barcelonés La Vanguardia se prolongaron durante varias décadas. Al mismo tiempo, inició una larga y fructífera colaboración con la revista Destino, de la que ulteriormente se convirtió en director.

   En los años setenta XAVIER MONTSALVATGE era ya un compositor laureado sobre el que llovían las condecoraciones. En 1970 fue condecorado Caballero de la Orden de las Artes y las Letras por el gobierno francés, una distinción que en el corazón del artista compitió con la que recibiría una década después, cuando la Generalitat de Catalunya le otorgó la Creu de Sant Jordi.

   Su postura, a medio camino entre el antitrascendentalismo de algunas corrientes de principios de siglo y el ascetismo de los serialistas (cuando menos el de los menos radicales), lo convirtió en cierta medida en un anticipador de los estilos posvanguardistas eclosionados a partir de fines de la década de los ochenta.

   Ya en la recta final de su carrera, los acontecimientos más relevantes vendrían dados por los estrenos de algunas de sus obras más ambiciosas. Quizás en este sentido el hecho más significativo fue el estreno de su ópera Babel 46 en la edición de 1994 del Festival de Perelada.

   XAVIER MONTSALVATGE murió poco después de cumplir los noventa años de un enfisema pulmonar. Atrás quedaba la obra de un autor independiente que despertó en los últimos tiempos el interés de nuevas generaciones de melómanos.

   Fuentes:

   Si os ha gustado compartirlo.

   Muchas Gracias.

   Adrián De La Fuente Lucena

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s