2046

   “¿2046 se estudia en el programa de bachillerato en Francia…? ¡Qué idea más rara! Me halaga, claro, pero es extraña. No es una película para adolescentes…

Cartel de "2046 (2004)"    “No hay que ver 2046 como una continuación de Deseando amar. Es muy diferente, aunque me doy cuenta de que cuanto más intento alejarme de mis ideas, más me acerco a ellas. 2046 explica una historia de amor de un hombre que huye de su pasado”.

   “Empecé la película en 1997 y me planteé qué cosas no cambiarían a lo largo del tiempo. Por eso este es un film que reflexiona sobre el pasado desde la perspectiva del presente y el futuro.

Wong Kar-Wai

“[…] todo en este film está inacabado, todo queda en el aire, expectante ante un final que no llega, una conclusión que se nos escapa. Todo está incompleto, abierto. Wong Kar-wai deja que cada espectador busque la solución en su imaginación mientras piensa si reconstruye su película de una forma completamente distinta o la deja como está. Como un dadaista del cine, el director ha tirado sus dados y los ha dejado caer en la posición que han querido. Por eso creo que lo mejor es disfrutar del resultado sin preguntarnos mucho más.”

Nuria Vidal

   “Los personajes del pretérito fílmico de Kar-wai van reencontrándose en esta epopeya dramática entre el presente, el pasado y el futuro, en este relato de ciencia ficción sobre el viaje temporal sin necesidad de wellesiana máquina del tiempo.”

Quim Casas

Escenas de "2046"    2046 nace de DESEANDO AMAR. De hecho, su protagonista es el  mismo personaje masculino de aquella, a saber, el escritor enamorado que se cruzaba con Maggie Cheung en los estrechos pasillos de una casa de huéspedes del Hong Kong de los años 60. Si bien ahora, el Chow que vuelve a encarnar Tony Leung Chiu-wai es distinto al Chow de DESEANDO AMAR, es una persona sin ataduras, gusta de los locales nocturnos y del cambio permanente de cuerpos femeninos a los que desear más que amar. Asimismo los pasillos ya no son los de la casa de huéspedes sino los de un hotel que le conducen a la habitación 2046 en la que la memoria del pasado y el deseo del futuro se entremezclan en un sueño de verdades y mentiras.

    En 2046 Wong Kar-Wai vuelve así a sus temas favoritos: La memoria recurrente de un amor fallido y una herida que nunca se cura (la del tiempo que nadie puede detener) como el material con el que va construyendo los recuerdos de su protagonista, de aquel antiguo periodista que escribía novelas de artes marciales, que ahora aparece reconvertido en autor de historias de ciencia ficción con las que intenta exorcizar la doliente memoria de una relación amorosa.

   La historia transcurre en Hong Kong, entre las navidades de 1966 y 1969,  inmediatamente a continuación de la fecha en que se paraba DESEANDO AMAR, pero salta hacia el futuro (en el tren 2046) y hacia el pasado (Singapur, 1963) acompañando a la mente y a la imaginación de su protagonista. La habitación en la que se citaban a escondidas los amantes del film anterior y la fecha en que se cumplen los “cincuenta años sin cambios” prometidos por el gobierno chino a Hong Kong en 1997 ponen nombre a ese espacio imaginario (¿un tren…?, ¿una fecha del futuro…?) por el que se mueven androides que también sufren de amores y cuya relación evoca la de algunas parejas constituidas en el presente del relato.

 Escenas de "2046"  Aunque no hay que entender 2046 como una mera continuación de DESEANDO AMAR sino que, en palabras de Carlos F. Heredero, 2046 prolonga la estética y también algunos de los procedimientos de DESEANDO AMAR para proponer una ópera-síntesis, tan ecléctica en lo musical (de “Siboney” a los temas melodramáticos de Peer Raben, de Shigeru Umebayashi a estándares tradicionales americanos de navidad) como desgarrada y doliente en el retrato, a múltiples bandas, de varias relaciones amorosas imposibles. Deliberadamente más explícita en lo erótico (con varios encuentros sexuales) y en lo emotivo (todos los personajes lloran) se trata de una fantasía romántico-futurista desigual y desconcertante, producto de una escritura tan personal como vigorosa, de insondable riqueza en su capacidad para conformar visualmente el torbellino informe de las emociones y de poderosísimo, intransferible estilo personal que bordea, esta vez, el límite del manierismo, pero que conserva intacta toda su capacidad de fascinación hipnótica.

   Quim Casas tampoco concibe 2046 solo como prolongación enrevesada, o como otra vuelta de tuerca a partir de las mismas premisas, rostros, texturas visuales y motivos argumentales sino que él lo entiende y analiza de la siguiente manera: Con 2046 sabemos todo aquello que de un modo u otro permanecía escondido en DESEANDO AMAR (la primera capa) y rellenamos con precisión lo que acontecía en algunas de sus elipsis temporales (la caja china), aunque el desenlace nos lleva al punto de partida y a pensar en la idea de que todo vuelve a empezar (el bucle). […] En el inicio, un misterioso tren parte hacia el año 2046 de vez en cuando. Sus pasajeros quieren revivir recuerdos perdidos, ya que en 2046 nada cambia, aunque tampoco nadie ha regresado para confirmarlo. En esta escena, los trenes son como largas orugas eléctricas horadando una ciudad estilo Metrópolis (Metropolis, 1927, Fritz Lang); es el único elemento visual que nos instala en el terreno de la ciencia ficción, por lo que 2046 es una fantasía más mental que genérica.

  Escenas de "2046" Entonces, ¿puede verse 2046 sin conocerse antes DESEANDO AMAR? Quim Casas responde: Sí, pero no, porque es tanto un acto de recapitulación de motivos y personajes como de creación de nuevos espacios que transitar. En el relato futuro del japonés enamorado de la androide encarnada por Faye Wong, la ensoñadora californiana de CHUNGKING EXPRESS, se nos vuelve a contar lo que daba sentido a las imágenes últimas de DESEANDO AMAR: antes, en el presente de la película que es el pasado de DESEANDO AMAR, cuando una persona tenía un secreto que no quería compartir, subía a una montaña, hacía un agujero en el tronco de un árbol y le susurraba el secreto a su interior antes de tapar el orificio con barro y dejar el secreto oculto para siempre. La cámara se desliza hacia un gran agujero futurista en 2046, sin penetrar en él, mientras que en el epílogo zen de DESEANDO AMAR veíamos a Chow susurrar el secreto de su amor por Su Li-zhen (el secreto que compartía con nosotros) al árbol camboyano. Pero hay un momento en 2046 en el que Chow cuenta su relación con Su Li-zhen, por lo que rompe la tradición y deja que el secreto salga del interior del árbol. ¿Estamos pues frente a la misma historia? Las capas de la cebolla se van desgastando y, como dice un rótulo de la película, todos los recuerdos no son más que rastros de lágrimas, y ahora no vale correr mucho para que el sudor elimine los lagrimales. El libertino Chow se separa de la jugadora de cartas que encarna Gong Li en Singapur. Dice que volverá entonces a Hong Kong. Es el año 1966, por lo que ahora sabemos qué le pasó al Chow de DESEANDO AMAR en su eliptizada estancia en Singapur, en 1963, antes de regresar a Hong Kong, en 1966, para reencontrar, sin éxito, a su amada. Pero nos asaltan dudas en esta supuesta continuidad lógica. ¿Puede el juerguista Chow que vemos ahora, en el Hong Kong pretérito de 2046, ser el mismo tipo apacible e introvertido que se separaba de su amada y regresaba, cuatro años después, con la esperanza de reencontrarla? ¿O quizás son dos personajes distintos con el mismo nombre y en el mismo lugar? La posibilidad de la coincidencia aumenta cuando la historia de Chow y la jugadora, muy breve en los prolegómenos del film, vuelve a aparecer, extendiéndose en la parte final de la película para consumar la estructura circular. Sabremos ahora, cuando todo toca a su fin, que la jugadora vestida de negro se llama también Su Li-zhen, lo que provoca la extrañeza de Chow y la necesidad de contarle lo que vivió con la otra Su Li-zhen en otra ciudad, Hong Kong, y en otro film, DESEANDO AMAR.

    Ficha Técnica:

  • Año.- 2004.Cartel de "2046"
  • Duración.- 129 minutos.
  • País.- Hong Kong-China-Francia.
  • Género.- Drama. Romance.
  • Título Orig.- 2046.
  • Director.- Wong Kar-wai.
  • Guión.- Wong Kar-wai.
  • Fotografía.- Christopher Doyle, Kwan Pung-Leung y Lai Yiu-Fai (Panavision – B/N & Duboi).
  • Montaje.- William Chang.
  • Música.- Shigeru Umebayashi & Peer Raben.
  • Productor.- Wong Kar-wai.
  • Producción.- Jet Tone Production –Paradis Films – Arte France – France 3 Cinéma – Orly Films – Classic Film.
  • Intérpretes.- Tony Leung Chiu-wai (Chow Mo-wan), Gong Li (Su Li-Zhen), Takuya Kimura (Tak), Faye Wong (Wang Jing-wen/androide), Zhang Ziyi (Bai Ling), Carina Lau (Lulú/Mimí), Wang Sum (sr. Wang), Lam Siu-ping (Ping), Thongchai McIntyre (Bird), Chen Chang (novio de Mimí.
  • Sinopsis.- Un escritor que creía escribir sobre el futuro, en realidad estaba escribiendo sobre el pasado. En su novela, un misterioso tren salía de cuando en cuando con dirección al año 2046. Todos los que subían a él lo hacían con el mismo propósito: recobrar los recuerdos perdidos. Se decía que en 2046 nada cambiaba. Nadie sabía a ciencia cierta si eso era verdad, porque ninguno de los que viajaron regresó jamás. Con una excepción. Él estuvo allí. Se marchó voluntariamente. Quería cambiar. (FILMAFFINITY)
  • Web oficial.- http://www.sonyclassics.com/2046/
  • Premios:
    2004: Festival de Cannes: Sección oficial a concurso.
    2004: Festival de Valladolid – Seminci: Selección oficial de largometrajes a concurso.
    2005: Asociación de Críticos de Los Angeles: Mejor diseño de producción. 2 nominaciones.
    2005: Círculo de Críticos de Nueva York: Mejor película en lengua extranjera y fotografía.
    2005: Nominada a Critics’ Choice Awards: Mejor película de habla no inglesa.

   Fuentes:

   Si os ha gustado este post os animamos a compartirlo para que el mayor número de personas posible asistan y disfruten de la octava proyección del ciclo MAESTROS DEL CINE CONTEMPORÁNEO (V): WONG KAR-WAI organizado por el Cine Club Universitario del Centro de Cultura Contemporánea de la Universidad de Granada– en el Aula Magna de la Facultad de Ciencias, a las 21:00 horas.

   Muchas Gracias.

Adrián De La Fuente Lucena.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s