EROS

Cartel de "EROS"   EROS consiste en tres fragmentos de cine erótico. El primero, THE HAND, es el dirigido por Wong Kar-wai, el segundo, Equilibrium, está dirigido por Soderbergh y el tercero, Il filo pericoloso delle cose, es el de Michelangelo Antonioni. De hecho, EROS es el resultado del intento, por parte de éste último, de que cierto mediometraje suyo filmado hace algún tiempo saliera a la luz. Fue ese el motivo por el que se pidió a Pedro Almodóvar y a Wong Kar-wai que rodaran otras dos piezas para conseguir un largo de duración estándar, pero el primero de ellos declinó la oferta en favor de Steven Soderbergh, que se hizo responsable del segundo segmento. La conexión entre los tres capítulos se encuentra en los dibujos de Lorenzo Mattoti y en una canción de Caetano Veloso titulada “Michelangelo Antonioni” además de la obvia vinculación con el erotismo. Sin dejar de considerar la capacidad de cada uno de estos directores para adaptarse a un proyecto ajeno sin perder su propia personalidad cinematográfica o la persistencia, en su estilo, del legado de Antonioni.

   La crítica valora de diferente manera el episodio de Soderbergh, Equilibrium. Por ejemplo Nuria Vidal lo describe como el más extraño, una especie de comedia en la que un actor habla, mientras el otro actúa, intentando que el erotismo nos lo imaginemos a partir de uno y otro. Pero no lo considera el peor de los tres. Para Vidal el peor o el más flojo es Il filo pericoloso delle cose de Antonioni: El más antiguo en su concepción del erotismo, de la imagen y de la historia. Piensa que algo queda del Antonion de La aventura (L’avventura, 1960), pero cuesta reconocerlo.

   Por el contrario, Carlos Losilla parece poner en el peor lugar el episodio de Soderbergh, Equilibrium, al considerar su contribución a EROS tan amanerada y hueca como el resto de su filmografía y como algo que rompe innecesariamente el misterioso ritmo interior creado entre las de Antonioni y Kar-Wai, dos obras maestras sobre la esencia del cine del primero de ellos, una a modo de mirada postrera, la otra como majestuosa nota a pie de página.

Imagen de "EROS (2004)"   Losilla describe Il filo pericoloso delle cose de Antonioni como una adaptación de un cuento del propio Antonioni aparecido en su libro “Quel bowling sul Tevere”. La peripecia empieza con una discusión amorosa, algo visto con bastante frecuencia en la filmografía de Antonioni, con la peculiaridad de que ahora la pareja en cuestión construye diálogos en arabesco que podrían parecer innecesarios y reiterativos si no fuera porque responden a una estrategia más que deliberada que viene a ser hablar mucho sin decir nada. Losilla lo entiende como el signo los tiempos, es un discurso continuo que no deja lugar para la revelación de la verdad, siempre oculta en los misteriosos recovecos que sirven de conexión entre las cosas. Otra peculiaridad está en el encuentro fortuito, la relación efímera, entre el hombre y otra mujer, que, esta vez, es de carácter exclusivamente sexual: ahora solo importa el cuerpo, pero un cuerpo hecho para el placer inmediato y el exhibicionismo, para el juego de la seducción en sus múltiples formas.

   En lo que si coinciden Nuria Vidal y Carlos Losilla es en que THE HAND, de Wong Kar-wai, es el mejor. Se podría decir que se parece a DESEANDO AMAR, ¿y qué? No por ello deja de ser sensible, hermoso, erótico, dirá Vidal. Es más, tanto Carlos Losilla como Quim Casas consideran a THE HAND, para EROS, como una especie de epílogo o apéndice a la trilogía formada por DÍAS SALVAJES, DESEANDO AMAR y 2046. Mostrando así la influencia que estas películas ejercen en los posteriores trabajos de Wong Kar-wai. El ejemplo está en MY BLUEBERRY NIGHTS que, en palabras de  Casas, repite, traspasando las fronteras, el mismo tipo de historia y relaciones y no tiene problemas en subrayar el parecido recuperando el tema musical principal de DESEANDO AMAR, interpretado de manera distinta por el harmonicista Chikara Tsuzuki.

Imagen de "EROS (2004)"   En lo que se refiere a la historia, Quim Casas establece la siguiente relación entre el argumento de DESEANDO AMAR y el capítulo THE HAND en EROS: THE HAND se desarrolla en el Hong Kong de 1963, muy cerca, quizá, de la pensión donde se encontraban Chowy Su Li-zhen, aunque, recordémoslo, en ese año Chow partió hacia Singapur para intentar olvidar a Su, por lo que los protagonistas de ambas historias nunca se habrían cruzado. La prostituta de clase alta que encarna Gong Li la señora Hua, le dice al joven aprendiz de sastre que acude a tomarle las medidas: “Recuerda esta sensación”. Pronuncia estas palabras mientras le acaricia los genitales y el culo instantes antes de masturbarle.“Y me harás unos vestidos preciosos”, confirma mientras con su mano provoca que el joven Xiao Zhang (Chen Chang) quede indefectiblemente ligado a ella. Gracias a la mano de Hua, Zhang se hizo sastre, aunque después no tocó mujer alguna. Al final, terriblemente enferma, el cuerpo ajado, a la señora Hua lo único que le queda es la mano, y vuelve a masturbarle pese a que él intenta besarla, algo que no logrará consumar jamás.

   Losilla considera la historia una metáfora sobre el arte cinematográfico del propio Kar-Wai. La mano de la prostituta posada en la entrepierna del sastre que le confecciona sus vestidos, anécdota que supone el punto de partida de una historia de degradación y obsesión amorosas, situada en el Hong Kong de los sesenta, es también la mano del cineasta, que construye sus historias a partir de imágenes aisladas. Al principio, el sastre conversa con la cortesana, ya enferma, y ambos recuerdan su historia. Al final, en un bucle muy del gusto de Wong Kar-Wai, la escena se repite con la una única diferencia de que ahora el rostro de ella es visible. Esta aparición fulgurante del contraplano, esa manifestación del dolor que inunda la pantalla, es también una figura retórica que dice mucho acerca de los relatos de Wong Kar-wai, pues en sus películas siempre es necesario un interlocutor, alguien a quien la historia pueda dirigirse sin temor a caer en el vacío. A partir de ahí, ya puede dar vueltas y mil vueltas, volver atrás o huir hacia delante, pues siempre habrá un contraplano que la reconstruya, sea otro personaje o el propio espectador. ¿Y acaso no es ésta la herencia de Antonioni, cineasta del instante atomizado y las historias desintegradas? El propio Kar-Wai ha reconocido su deuda con él, como con Alain Resnais. Y de ahí la importancia de su encuentro en EROS, como en un relevo generacional, como plano y contraplano: frente a la sucinta crónica emocional de la contemporaneidad que propone Antonioni, las grandes pasiones que ya sólo pueden enunciarse en pasado, como en el cine de Wong Kar-wai.

    Ficha Técnica:

  • Año.- 2004.Cartel de "Eros (2004)"
  • Duración.- 104 minutos.
  • País.- EE.UU.-Hong Kong-Francia.
  • Género.- Drama. Erótico.
  • Título Orig.- Eros.
  • Director.- Wong Kar-wai (“The Hand”) / Steven Soderbergh (“Equilibrium”) / Michelangelo Antonioni (“Il filo pericoloso delle cose”).
  • Guión.- Wong Kar-wai / Steven Soderbergh / Michelangelo Antonioni y Tonino Guerra.
  • Fotografía.- Christopher Doyle / Steven Soderbergh / Marco Pontecorvo (Color/B/N/Color).
  • Montaje.- William Chang / Steven Soderberg / Claudio Di Mauro.
  • Música.- Peer Raben / – / Vinicio Milani & Enrica Antonioni.
  • Productor.- Wong Kar-wai / Gregory Jacobs / Rápale Berdugo & Jacques Bar.
  • Producción.- Jet Tone Production – Block 2 Pictures – Roissy Films – Solaris – Fandango.
  • Intérpretes.- Gong Li (srta. Hua), Chen Chang (Zhang), Feng Tien (maestro Jin), Luk Auntie (sirviente de Hua) / Robert Downey Jr. (Nick Penrose), Alan Arkin (dr. Pearl), Ele Keats (la mujer) / Christopher Buchholz (Christopher), Regina Nemni (Cloe), Luisa Ranieri (la chica/Linda).
  • Sinopsis.- Película dividida en tres episodios sobre el erotismo, la sensualidad y el amor. The Dangerous Thread Of Things, de Michelangelo Antonioni. Toscana. Durante un viaje a la costa, una pareja se enfrenta a crisis de su matrimonio. La pasión del marido se despierta con la aparición de una misteriosa joven. Equilibrium, de Steven Soderbergh. Nueva York, 1955. Un ejecutivo estresado tiene unos sueños eróticos recurrentes con una mujer que no puede identificar. The Hand, de Wong Kar Wai. Hong Kong, 1963. Chang es un joven sastre que se enamora de la seductora Hua la primera vez que toma las medidas de su sensual cuerpo. A lo largo de los años, Chang permanece fiel a ese amor no correspondido. Mientras tanto la señorita Hua se enfrenta a tiempos difíciles. (FILMAFFINITY)

   Fuentes:

   Si os ha gustado este post os animamos a compartirlo para que el mayor número de personas posible asistan y disfruten hoy de la última proyección del ciclo MAESTROS DEL CINE CONTEMPORÁNEO (V): WONG KAR-WAI organizado por el Cine Club Universitario del Centro de Cultura Contemporánea de la Universidad de Granada– en el Aula Magna de la Facultad de Ciencias, a las 21:00 horas.

   Muchas Gracias.

   Adrián De La Fuente Lucena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s